La existencia de deudas impagadas, son al fin y al cabo delitos penales, pues no se han pagado las cantidades pagadas o se ha incumplido una obligación dineraria. Pero tales delitos tienen una prescripción.

Los requisitos de prescripción son los siguientes:

1) Hipotecas: prescriben a los 15 años.

2) Deudas personales: prescriben a los 15 años.

3) Pensiones alimenticias y pagos periódicos: prescriben a los 5 años.

4) Deudas tributarias: prescriben a los 4 años.

5) Deudas derivadas de profesionales: prescriben a los 3 años. Ejemplos son pagos a abogados, arquitectos, etc. por sus honorarios profesionales.

6) Deudas por daños o negligencia: prescriben en un año.