¿Qué es un embargo?

Desde el punto de vista del derecho procesal, un embargo se define como el conjunto de actividades cuya principal finalidad es afectar bienes concretos del patrimonio del deudor a una concreta ejecución procesal dirigida frente a él.

¿Qué condiciones deben darse para que se produzca un embargo?

El embargo requiere que previamente se haya ordenado judicialmente la ejecución frente al deudor por una cantidad concreta de dinero. A su vez, el embargo es el presupuesto del resto de la actividad jurisdiccional de ejecución, que, en lo sucesivo, afectará sólo a los bienes del deudor sobre los que se ha trabado embargo, quedando el resto de su patrimonio ajeno a la misma.

¿Qué significa “trabar embargo”?

Trabar embargo consiste, básicamente, en localizar y seleccionar unos determinados bienes del deudor, declarando que ellos serán los que, en su momento, sirvan para satisfacer las costas del proceso de ejecución y el montante económico de la responsabilidad del deudor, cifrado en resolución judicial o en otro título con fuerza ejecutiva, como, por ejemplo, una letra de cambio.


¿Qué bienes son susceptibles de embargo?

Una vez que el cliente se convierte en moroso, es decir que deja de pagar sus cuotas mensuales, se le cargan los intereses más altos que haya pactado al firmar el contrato, poco tiempo después el embargo se hace efectivo. Es fundamental tener en cuenta que lo primero que se embarga es: dinero en efectivo o en cuentas bancarias, créditos y valores, nóminas y pensiones, bienes inmuebles, metales preciosos (joyería, orfebrería y antigüedades) y bienes muebles, entre otros.

Cuando la deuda contraída es con un particular o con una empresa privada se procede a un juicio, en cuyo caso el Juzgado estudiará la situación del deudor y de sus bienes y procederá a embargarlos, sin embargo cuando la deuda es con la administración pública, ésta tiene el derecho de proceder sin necesidad de remitirse a los Tribunales, lo cual resta tiempo para intentar solucionar el caso.

¿Que hacer ante un embargo o amenaza de embargo?

Lo que la mayoría de los deudores pretenden hacer en estos casos es solicitar otro préstamo y saldar la deuda, sin embargo esto es prácticamente imposible porque el deudor forma parte de una ‘lista negra’. Lo primero que hay que hacer cuando se dictamine un embargo en su contra es verificar con un abogado especialista si la sanción procede. Uno de los principios fundamentales es la información, el deudor debe tener conocimiento de la amenaza del embargo (apremio), antes de que la orden de embargo sea decretada. Nuevamente sucede algo distinto cuando se trata de la administración pública, en este caso ellos pueden optar por la vía rápida, lo que significa que el deudor será notificado cuando el embargo sea efectivo, no antes.

Ante una amenaza de embargo la mejor forma de reaccionar es evitándolo, esto se logra atendiendo toda información proveniente de sus entidades bancarias, crediticias o de la administración pública (multas de tráfico, impuestos); no obstante cuando este es efectivo, lo primordial es conocer los derechos que amparan la integridad del deudor.

¿Qué pasa si mi abogado encuentra anomalías en el procedimiento?

Verifique, junto con un especialista, que el procedimiento de apremio y embargo esté en regla, si su abogado encuentra anomalías es posible recurrir a la nulidad de ambos procesos (apremio y embargo); cuando el embargo es efectivo es importante saber que existen excepciones inembargables como los muebles y utensilios del hogar, la ropa del deudor y su familia, libros e instrumentos necesarios para la labor profesional, objetos sacros y dedicados al culto, y general todo tipo de bienes que resulten imprescindibles para el embargado.